Volver a los detalles del artículo Un lugar para Dios: deconstruyendo el amor con Kierkegaard