Volver a los detalles del artículo ¿Poseen el sí mismo y la conciencia el mismo estatuto ontológico?