Volver a los detalles del artículo Kierkegaard y el celibato moderno